volver al índice

13 de agosto de 2010



Trinidad Jiménez, Ministra de Sanidad, encargó 13 millones de dosis vacunas, a un coste de 28 millones de euros, sin ejercer su derecho a emitir licencias obligatorias de fabricación que le hubieran ahorrado al contribuyente español el 80% de su coste.

El Ministerio de Sanidad adquirió aproximadamente 13 millones de vacunas contra la nueva gripe A. Se calculaba que esa era cantidad suficiente para proteger a entre el 30% y el 40% de la población contra el temido virus, pero nadie se planteó entonces qué ocurriría con las dosis sobrantes una vez pasada la pandemia.

De los 13,5 millones (que a siete euros la dosis hace un total de 91 millones de euros), el Ministerio se reservó cuatro millones a modo de reserva estratégica, para utilizar en caso de que el panorama gripal adquiriese peores tintes. Como ese escenario nunca llegó a producirse, el departamento que dirige Trinidad Jiménez los donó íntegramente a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los otros 9 millones fueron a parar directamente a las comunidades autónomas, encargadas de vacunar a todos los grupos de riesgo. Sin embargo, la desconfianza de la población ante una vacuna que se desarrolló en un tiempo récord y sobre la que planeó cierta sombra de duda hizo que esta cifra se quedara grande.

La realidad es que sólo se aprestaron a ponerse el pinchazo menos de tres millones de ciudadanos pertenecientes a los llamados grupos de riesgo (embarazadas, pacientes con enfermedades crónicas, personal sanitario...).

Ahora que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretado oficialmente el final de la pandemia, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha confirmado que habrá que destruirlas (lo que supone unos 42 millones de euros).

Esto es un ejemplo de la gran gestión realizada por Trinidad Jiménez en el Ministerio de Sanidad y que tanto presume ZP, que nos lleva hoy a destruir 4 millones de vacunas, por lo que todo ha quedado en un negocio redondo para las multinacionales farmacéuticas a costa de dinero público.

El Grupo Popular ha solicitado la comparecencia urgente de la ministra en el Congreso, para que explique la gestión que hizo en su día de las vacunas contra la Gripe A, y que va a hacer con ellas una vez declarado el fin de la pandemia decretada por la OMS, y el gran stocks que todavía esta en manos del Ministerio.



volver al índice