Por qué en este momento la tasa de basura.

18 de noviembre de 2009

Editorial de la Presidenta de la Sede PP Fuencarral-El Pardo Elena González Moñux

Gaceta de Actualidad N° 5, Noviembre de 2009




La UE nos ha dado hasta 2013 para cumplir con el pacto de estabilidad (déficit en el 3%), objetivo que se antoja inalcanzable hasta dentro de muchos años al paso que llevan nuestros dirigentes económicos. Y hasta el propio Almunia ha advertido de la necesidad de contener el gasto del Estado así como el de los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, justo al mismo tiempo -el pasado jueves día 12 de noviembre -en que se aprobaba por los pelos la modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las CCAA que aumenta el desapoderamiento del Estado en el ámbito fiscal y en el del control de gasto.

El año próximo al menos cinco autonomías gastarán 163.800 millones de euros más que en el actual. Entre las comunidades con presupuestos expansivos están Castilla-La Mancha y Cataluña y entre las que han hecho un mayor esfuerzo de austeridad, Madrid y la Comunidad Valenciana. Y por el contrario llama la atención, en esta situación de recesión, una serie de despilfarros inaceptables, antojo únicamente del despotismo y arrogancia de nuestro presidente Zapatero. Y sirva de muestra: el Consejo Audiovisual de Cataluña o las dietas sin justificación que se reparten en la Cámara de Cuentas de Andalucía, o los siete millones de subvención estatal, para la nueva Facultad de Ciencias Gastronómicas de Guipúzcoa, con un presupuesto de 17,7 (a golpe de subvenciones de otras entidades como el Ayuntamiento y la Diputación donostiarras), que con todo mi respeto hacia los promotores de esta iniciativa, me parece deshonesta en los momentos en los que nos encontramos. Y como estos cientos de ejemplos.

¿Y por qué entonces el Ayuntamiento de Madrid, con un Alcalde y un Delegado en el área de Hacienda ejemplos de gestión durante más de seis años y de austeridad en la elaboración de presupuestos, en este delicado momento, establece una nueva tasa como la de basuras? Pues muy fácil, además de que Madrid se ha quedado sin ingresos por venta de suelo debido a la crisis, existen dos razones fundamentales: la primera, como razón política y principal, ha sido la falta de financiación local por el recorte de más de 300 millones de euros, como resultado de las medidas fiscales del Gobierno Central en beneficio de otras providencias (adviértase el cheque bebe o los famosos 400 euros) y de otras ciudades, por ejemplo Barcelona que va a recibir 130 euros más por ciudadano que Madrid, rebajándonos a los madrileños a ciudadanos de segunda, o mejor dicho a electores de segunda, por no votar a quién reparte los fondos. Y como segunda razón, de gestión y económica:

Esto es una muestra de saber gobernar y gestionar, sin miedo al artificial dogmatismo de la oposición. El Ayuntamiento de Madrid es capaz de llevar adelante esta medida que junto con otras muchas no tan conocidas por poco codiciadas por la oposición, van a cumplir su promesa de hace seis años: situar a nuestra capital, en beneficio de todos los que aquí vivimos y trabajamos, entre las tres capitales más importantes de Europa. Solo de esta manera se podrá salir de la crisis y prosperar en favor de generaciones venideras.

Los ciudadanos de Madrid cada vez rechazan más las actuaciones de la oposición. ¿Cómo se entiende sino que los mismos que han implantado la tasa de basura en el municipio de Getafe, hace nueve años, sean los mismos que montan el numerito en la capital por la misma tasa? Nuestro Ayuntamiento está siendo un ejemplo de viabilidad económica y posibilidad social para el Estado español: cuando se habla de "Estados malogrados" se hace referencia a aquellos en los que no existe el imperio de la ley; cuando hablamos de "Estados insostenibles", lo hacemos a aquellos como el español que han de reformularse por entero para ser económicamente viables. Ahora España, no lo es. Y para que lo sea habrá que diseñar un Estado propio de un país con nuestras posibilidades en el que las arbitrariedades en el gasto público no sean posibles y cuya estructura general tenga un racional político y económico del que ahora carece casi por completo. España con este gobierno está fracasando y el fracaso lleva a la desesperanza, a la inquietud y al desánimo. Mientras tanto estamos donde estamos: a la cola de la UE y con un panorama desolador.