volver al índice


29 de junio de 2016

El Ayuntamiento retira los honores a Arias Navarro, Moscardó y otras doce entidades con los votos en contra de los populares por tratarse de una corrección "sesgada, incompleta y con falta de rigor".

La primera decisión del Comisionado de la Memoria Histórica que se ha llevado a Pleno este miércoles ha caldeado el clima de la Cámara madrileña. Se ha aprobado la retirada de distinciones y títulos al general Moscardó, Arias Navarro y otras doce entidades con los votos a favor de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos, pero se ha encontrado con la oposición del PP porque, como ha explicado el concejal popular Pedro Corral, se trata de una corrección "sesgada", "incompleta", con "falta de rigor" y, de nuevo, algún error.

El edil que fuera responsable de la la Cultura en los últimos años de Gobierno de Ana Botella ha expuesto que la anulación de los honores propuestos se extinguen cuando fallecen los homenajeados, algunos de ellos llevan muertos más de 60 años. "¿Qué estamos votando? ¿A qué estamos jugando?", ha amonestado Corral.

El político del PP ha recriminado las "prisas electorales de Ahora Madrid", que ha llevado, a su juicio, a que finalmente la lista de mandatarios que mantienen las distinciones "hace empalidecer a la lista preparada al Comisionado" porque se dejan fuera más reconocimientos de la Guerra Civil y la dictadura. Ha criticado que proponen retirar el título de Hijo Predilecto a Arias Navarro, pero le mantienen la Medalla de Honor, "lo mismo que al obispo Eijo de Garay, le proponen quitar la Medalla de Oro de Madrid, pero le dejan el título de Hijo Adoptivo, y a Blas Pérez González , al que le quitan la Medalla de Oro, pero no la de Honor que también tiene. ¿Qué significa esto?".

También ha reprochado que se haya presentado la medida antes de lo establecido. "¿Pero no habíamos quedado en que el Comisionado emitiría su dictamente en un año, señor Valiente? No ha pasado ni un mes y medio desde su formación y ya lo están manipulando para que dictaminaran a toda velocidad sobre una documentación también preparada a toda pastilla, sesgada, incompleta, con falta de rigor. Parece como si el señor Valiente hubiera contratado de nuevo, de tapadillo, a esa famosa Cátedra de Memoria Histórica de la Complutense, coautora de los disparates y las irregularidades de la señora Mayer".

volver al índice