volver al índice


Fuente: LIBREMECDO - 16 de septiembre de 2016

Los datos son tozudos, la gestión de Ahora Madrid es un desastre. Tal y como ilustra el siguiente gráfico, la ejecución de inversiones públicas a julio de 2016 es de apenas un 6,42%, (porcentaje de obligaciones reconocidas), mientras que en 2015 fue un 18,98% y en 2014 llegó a ser un 30,24%. Peor es casi imposible.

Como ya vaticinamos, el primer Presupuesto de Ahora Madrid va camino de batir el triste récord de ineficacia en la gestión de una Administración española. Estos datos significan que numerosas inversiones, tales como obras, reformas, pavimentación, escuelas infantiles, polideportivos o carriles bici, importantes para mejorar la calidad de vida de los madrileños, finalmente no se realizarán. Con estas cifras en la mano, si el Ayuntamiento de Madrid fuese una empresa privada, ya hubiesen rodado las cabezas de más de la mitad de los directivos.

En este caso, Ahora Madrid tampoco tiene excusas, ya que la presupuestación y la ejecución de las inversiones es 100% atribuible a Ahora Madrid. Si los datos son malos, la responsabilidad es de ellos. Aquí no vale echar la culpa a otro. éste no es el caso de las inversiones extranjeras o de la creación de empleo, donde la nefasta gestión de Ahora Madrid se puede enmascarar con la buena coyuntura o la enorme eficacia de otros agentes del sector privado.

Un Gobierno municipal, el de Ahora Madrid, que cuando aprobó el Presupuesto lo definió como el de "la esperanza, la ilusión y el sí se puede", está demostrando ser un fracaso absoluto, tal y como sentencian las cifras. Los madrileños no nos merecíamos al anterior Gobierno del despilfarro, la deuda y la subida de impuestos, y aún menos a éste, el de la incapacidad manifiesta.

¿A qué se debe este fracaso de gestión?

Según Ahora Madrid, una de las causas principales es la falta de personal. Curiosa respuesta cuando el Ayuntamiento de Madrid tiene 29.000 trabajadores, y casi 40.000 si se incluyen las empresas municipales, con una megaestructura tipo ministerial heredada de la época de Gallardón. ¿Cuántos trabajadores necesitamos, según Carmena, para funcionar? ¿50.000, quizás? Eso, a buen seguro, supondría muchos más jefazos y puestos a dedo.

Hay muchas explicaciones para este dislate, pero para hacernos una idea de cómo funciona el Ayuntamiento de Madrid basta señalar algunos disparates. Antes, por ejemplo, competencias como Empleo, Emprendimiento y empresas como Mercamadrid dependían del área de Economía y Hacienda, mientras que ahora dependen del área de Equidad y Políticas Sociales. Y lo mismo sucede con la Empresa Municipal de Vivienda, que antes dependía de Urbanismo, y ahora también se encuadra en Equidad y Políticas Sociales.

Así pues, las áreas no están diseñadas en función de su operatividad, sino en función de los responsables políticos de cada área, de la facción de Ahora Madrid a la que pertenecen dichos responsables (Ganemos, Podemos, IU, Equo o independiente) y de las particulares cuotas de poder que se repartan entre ellos.

Así funciona realmente Ahora Madrid, lo cual nos da una idea de lo que puede significar Unidos Podemos gobernando. Las decisiones no se toman en función de su eficacia, sino para contentar a todos los partidos y asociaciones afines que los conforman, en un intento de que su gobierno no se desmorone como un castillo de naipes.

volver al índice