volver al índice



Fuente "La Gaceta" 14 de noviembre de 2012



Gestionan más de 100 empresas y su patrimonio inmobiliario se calcula en 180 millones de euros.

Los sindicatos reciben 420 millones de euros anuales en ayudas públicaso.

Los liberados sindicales nos cuestan a todos los Españoles 250 millones de euros.

La huelga puede costar 2.000 millones a la económia Española, en función de su seguimiento.

Los sindicatos pierden caso 300.000 afiliados en los últimos años.

La huelga general que han convocado para hoy los sindicatos UGT y CC OO tendrá un coste, si es secundada por un 25%, de mil millones en concepto de pérdida por falta de actividad en las empresas. Una cantidad similar al coste que para el ciudadano tienen las centrales sindicales convocantes del paro: subvenciones millonarias cada año, su parque inmobiliario tiene un precio de mercado cercano a los 180 millones y los liberados sindicales, según los datos de la CEOE, cuestan a las empresas 250 millones anuales.

La principal fuente de financiación sindical procede de las administraciones públicas (estado, Comunidades y Ayuntamientos), tal es así que en la última legislatura de Zapatero recibieron un total de 1.176 millones de euros, a lo que hay que sumar los 125 millones de euros procedentes de las Comunidades y Ayuntamientos (Andalucía aporta el 60% de esa cantidad).

En España hay cerca de 350.000 delegados sindicales, de ellos 14.100 liberados. Los 4.100 liberados sindicales del sector privado, según datos de la CEOE, tienen un coste de 250 millones de euros, mientras que la administración pública la cifra ronda en 10.000 liberados. El Gobierno de Partido Popular se ha comprometido a reducir en un 60% esa cifra, situación que enerva a los sindicatos.

En los siete años de Gobierno de Zapatero, los sindicatos sólo convocaron un paro, a pesar de que el número de desempleados aumentó en tres millones La tasa paso de 11,5% a 225%), el número de hogares con todos sus miembros desempleados se triplico, la tasa de paro de los jóvenes pasó del 24% al 48,5%, la economía que crecía a un 2,9% en 2004 bajo cuatro puntos, no cambio el modelo productivo basado en el ladrillo, apenas tomó medidas cuando era inminente la crisis.

Respecto al coste de la huelga, todo va a depender de cuál sea el seguimiento aunque podría elevarse hasta 2.900 millones de euros si se alcanzará un seguimiento en torno al 70% del total de los trabajadores, cifra difundida por los sindicatos en el paro del pasado 29 de marzo, pero que se demostró muy alejada de la realidad. Estos cálculos, se reducirían a 2.000 millones en el caso de que pararen un 45% de los trabajadores, y a 1.000 millones si el seguimiento es entorno al 25%.

Al coste económico, sea cual fuere, habrá que añadir también el daño a la imagen país en el exterior con sus consiguientes repercusiones sobre la prima de riesgo y los tipos de interés de nuestra deuda, con la consiguiente repercusión en nuestra economía.

Escaso respaldo de los trabajadores

La huelga general coincide con las horas más bajas de la afiliación sindical, donde solo el 16,4% de los ocupados que había en España a finales de 2010 pagaban cuota sindical. Datos que contrasta con el 17,2% del 2009 y el 17,4% del 2008, poniendo de manifiesto el cada vez menor respaldo de los trabajadores a las centrales sindicales.

Un respaldo que está entre lo más bajos de la Unión Europea, donde solo Estonia, Francia y Letonia registran tasas de sindicación más bajas que España (por debajo del 10%), mientras que los países del norte de Europa encabezan la clasificación con cifras cercanas al 70%.

Como causas de este declive sindical, muchos apuntan a que el alto nivel de institucionalización de los dos grandes sindicatos les ha alejado de la realidad de los trabajadores.


volver al índice