volver al índice


Fuente La Razon Digital


En el tercer trimestre se destruyeron 146.800 empleos

La tasa de desempleo bate récords desde 1996, al situarse en el 21,52% de la población.

La EPA desmiente al ministro de Trabajo, que achaca el dato a la caída del empleo público.

Más de 1.600 personas han perdido cada día su puesto de trabajo en el último trimestre.

No queda ni un sólo resquicio para hacer una débil valoración positiva del mercado laboral. Los datos que arrojó ayer la encuesta de población activa (EPA) publicados por el INE y relativos al tercer trimestre, han dejado por el camino un reguero de malas noticias, con récords históricos de paro por sectores, géneros, edades, etc... Al cierre del tercer trimestre, el número de parados rozó casi los 5 millones (4.978.300), al subir en 144.700, y situó la tasa de paro en el 21,52%, cifra que no se alcanzaba desde el cuarto trimestre de 1996. Supone más de 1.600 empleos perdidos al día en tres meses.

Pero estos datos empeoran en términos desestacionalizados, es decir si se eliminan las oscilaciones que vienen determinadas por el calendario, los festivos, las vacaciones y demás factores que provocan fuertes picos tanto en la contratación como en los despidos, todo ello en base a los criterios que utliza Bruselas para medir el desempleo. Si se elimina este efecto, los parados aumentaron en el tercer trimestre el doble, 287.400, hasta un total de 5.095.200 desempleados

Este es el legado que dejará el Ejecutivo socialista al próximo gobierno que salga de las urnas el próximo 20-N. El Gobierno confiaba en un mínimo aumento de la ocupación en el tercer trimestre, de la mano de la temporada estival. Las previsiones, generalizadas, que apuntaban a un dato positivo de ocupación por estas fechas, también fueron tenidas en cuenta por los socialistas para anticipar las elecciones generales al próximo 20 de noviembre.

No ha sido así y ahora el Gobierno echa balones fuera justificando el aumento del paro por el ajuste de empleo realizado en las administraciones públicas, como sostuvo ayer el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, y el mismo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. Sin embargo las cifras dicen todo lo contrario. Según datos del INE, el sector público ha creado empleo, en concreto 31.600 más en el tercer trimestre. El sector público cuenta con un total de 3,2 millones de asalariados, lo que supone una creación de 288.000 puestos de trabajo desde que comenzó la crisis. El dato del paro es el más significado del otoño y marcará sin duda, la campaña electoral. No hay atisbo de mejora de aquí a final de año, ni tampoco de que se cumpla el vaticinio de la ministra de Economía, Elena Salgado, que hace un mes apuntaba a que, en comparación con 2010, este año habría creación de empleo. La cara más dramática del mercado laboral la dibujan el número de parados de larga duración (llevan más de un año en el desempleo), que presenta un máximo histórico (2,1 millones), con un aumento respecto al trimestre precedente de 40.700 personas.

volver al índice