El lado oscuro de los gobiernos socialistas: episodio n°2 Detenciones Ilegales

volver al índice

26 de marzo de 2009


De las promesas incumplidas, y del Ministro Furtivo nos vamos a otro de los episodios que "cubren de gloria" los gobiernos socialistas, es el reciente caso de las detenciones ilegales de inmigrantes, donde el responsable máximo del Ministerio del Interior D. Alfredo Pérez Rubalcaba, que es quien tiene la obligación de informar y esclarecer lo ocurrido, se limitó a dar carpetazo al asunto después de incurrir en numerosas contradicciones y no aclarar nada. Y es que el hecho de que haya querido pasar página y mandar al archivo del olvido el tema, lo más rápido posible, no le quita gravedad a este hecho ni va a hacer que lo eliminemos de nuestra memoria político-histórica que estamos elaborando.

El domingo 15 de febrero se dio a conocer el escándalo, cuando se publicó la nota interna de la comisaría de policía de Villa de Vallecas:

"Extranjeros: en base a la población de cada distrito, hay que hacer un número de detenidos. Villa Vallecas, objetivo = 35. Si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito. Hay que ser selectivos a la hora de pedir CIE (Plaza en el Centro de Extranjero). Marruecos, prioritario. Bolivia: no se expulsan en la actualidad. Capacidad de vuelo limitadas".

¡Es decir, detener extranjeros por el sólo hecho de serlos!.

Al día siguiente cuando Rubalcaba intenta dar alguna explicación creíble, y dentro de su capacidad de inventiva y "eufemística", habla de "objetivos cuantitativos frente a la delincuencia, pero dentro de la legalidad". Ese mismo día, por la tarde, desde la Dirección General de la Policía se dice que "el ministro da marcha atrás y ordena el cese de los cupos de detención ilegal". Al día siguiente, el ministro Rubalcaba dice que "no existe ninguna instrucción para establecer un cupo de inmigrantes ilegales que detener". Esto no es serio, y lo peor de todo es que nadie es reaponsable del contenido de esa nota interna.

En cualquier caso es muy grave e indignante, que para el Ministerio del Interior, la detención de inmigrantes ilegales sea un objetivo cuantitativo de lucha contra la delincuencia, y más cuando esas personas que ahora se persiguen, vinieron confiadas e ilusionadas por "el papeles para todos".

Y es que no podía ser otro el que se viera envuelto en un escándalo así, un Rubalcaba en su máxima expresión, el portavoz de Felipe González en la época del paro, el despilfarro y la corrupción y del GAL, el Rubalcaba de la política DEL COMO SEA, que sobrepasó todos los límites el día de la jornada de reflexión para que el Partido Popular perdiese las elecciones.

El Sr. Rubalcaba ha vuelto a tener un papel principal en uno de los episodios más triste y oscuros de los gobiernos sociales que si no hubiese sido denunciado, haría volver a tambalearse al Estado de Derecho. ¿Casualidad?, más bien CAUSALIDAD.


volver al índice