Editorial de la Presidenta del PP Fuencarral El Pardo
Elena González Moñux

volver al índice

20 de marzo de 2010


Esta semana se han cumplido dos años desde que el PSOE volviera a ganar las elecciones generales, esta vez -todo sea dicho- sin necesidad de aprovecharse de los 192 muertos del 11-M, pero con los mismos apoyos de la izquierda radical - política y mediática - y la Secta de la Ceja que le auparon al poder en 2004 después de manipular la calle contra el PP. Victoria que le ha servido a ZP para continuar con un cambio de modelo social propulsado por las iniciativas legislativas de un Ejecutivo que, deliberadamente o no tanto, ha intentado una gran operación de ingeniería social reescribiendo, primero, la reciente historia de España desde al año 1936 para acá [algo que obviaron todos los Gobiernos de la democracia, incluidos los de Felipe González], y remodelando, después, o tratando de hacerlo, el "inconsciente colectivo", mediante una batería de leyes destinadas a alterar las pautas de conducta moral de los ciudadanos. Si el intento de cambiar usos y costumbres ha sido drástico, no han sido menores las novedades introducidas, por la puerta falsa de la modificación de los estatutos de autonomía, en la organización territorial del Estado, con el catalán como punto de no retorno, diga lo que quiera en su día el Constitucional.

Dos años después de aquel Motivos para creer que dio lema a una campaña, la realidad es que el pesimismo campa a sus anchas entre el pueblo español, un pueblo que ha perdido por completo la confianza y el respeto en su presidente -tres de cada cuatro así lo expresan- y de la que siete de cada diez personas se muestran pesimistas respecto al futuro.

Dos años después de aquel Por el pleno empleo, España acumula una tasa de paro del 19%, muy lejos ya de aquella afirmación profética de Rodríguez: "La peor previsión de paro será mejor que la que tuvo el PP". Tenemos casi 4,5 millones de parados - Corbacho dijo que nunca se llegaría a los cuatro millones-, y se han destruido ya más de 1,7 millones de puestos de trabajo -Rodríguez dijo que a partir de 2009 se empezaría a crear empleo-.

Dos años después de aquel Soñar con los pies en la tierra, más de 800.000 jóvenes engrosan las listas del paro, casi 300.000 autónomos han perdido su trabajo y más de 150.000 pymes se han visto obligadas a echar el cierre. Todos los días se incrementa el número de economistas que comenta crítica y solventemente las actuales acciones de la política económica. Sin ir más lejos la decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Navarra, declaraba que creía que la reforma laboral "es inaplazable por los más de 4 millones de desempleados", y que debería completarse con "una rebaja de las cotizaciones sociales". Y también ese mismo día, en su artículo '¿Quién arregla esto?', entre otras cosas lúcidas, Jordi Sevilla, ante los últimos acontecimientos reaccionaba así: "Todo ello evidencia que existen dudas razonables sobre nuestras posibilidades de futuro si no hacemos algo que signifique un importante cambio de rumbo. No en las declaraciones, sino en los hechos... Lo que ahora está en duda, dado lo grave y lo excepcional de la situación, es si seremos capaces de recuperarnos en plazo al nivel suficiente como para devolver los préstamos exteriores o pagar las pensiones a medio plazo... Esa recuperación tiene mucho que ver con mejoras en nuestra competitividad que, sin devaluación, sólo podemos conseguir mediante profundas reformas estructurales e institucionales...".

Dos años después de aquel Ahora que avanzamos, por qué retroceder, el Gobierno ha 'machacado' a las clases medias y bajas con una subida de impuestos detrás de otra, especiales en julio de 2009, IRPF en septiembre del mismo año, retirada de la deducción por vivienda y subida del IVA en junio de este año.

Dos años después de aquel La octava potencia económica, los primeros en derechos sociales, la realidad es que somos la única economía que seguirá en recesión mientras el resto sale de la crisis, aportamos el doble de la tasa de paro de la UE, en 2012 seremos la duodécima potencia del mundo según el FMI, el Gobierno se ha cargado el primer derecho social por excelencia - el trabajo - amenaza con empeorar las condiciones de los pensionistas.

Dos años después, la realidad es que el Gobierno acumula incompetencia y mala gestión por todas partes, desde el caos por los temporales, pasando por las crisis del anuncio de retirada de tropas en Kosovo, la financiación autonómica, el secuestro del Alakrana, el cierre de páginas web, el canon digital, la reforma de las pensiones, las cifras de la economía sumergida, el sueldo de los funcionarios y un largo etcétera de ejemplos de descontrol y descoordinación ministerial.

Dos años después de aquel Podemos llegar tan lejos como queramos, el Gobierno ha arruinado el prestigio internacional de España. En fin, porque no es lo mismo crisis que desaceleración, gobernar que improvisar, pleno empleo que paro vertiginoso, crear empleo "más pronto que tarde" que esperar a 2015, lamentar una muerte que condenarla y otros tantos ejemplos de la demagogia y el oportunismo con los que este Gobierno juega con nosotros cada día, y porque no está todo hecho y los ciudadanos no se merecen que les aprieten más las tuercas, la única conclusión posible es exigir la convocatoria anticipada de las elecciones generales.

Rodríguez ha perdido el norte y está provocando que la sociedad española caiga en una ansiedad difícilmente recuperable. Ya cualquiera puede decir lo que quiera y aquí no pasa nada. Y no me voy a referir al chocarrero de Willy Toledo, sino las declaraciones de todo un ex fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, según las cuales "la extrema derecha ha sometido al Tribunal Supremo". Con estas declaraciones no es de extrañar que se llegue a la desoladora conclusión de que el sistema político y social actual con Rodríguez ha entrado en una fase agónica y terminal.

Necesitamos un Gobierno fuerte, seguro ante las amenazas de aquéllos que nos insultan, nos provocan y nos amedrantan con echar a nuestras empresas de sus territorios. Que no manipulen a nuestros jueces y fiscales y que no duden de las actuaciones de aquellos magistrados que tratan sin complejos de saber hasta dónde ha tendido sus tentáculos ETA mas allá de nuestras fronteras en connivencia con los que un día mandaron callar a nuestro rey. Eso sí, ellos pueden provocar, difamar y decir que no es democrático una protesta como la de la Presidenta de nuestra Comunidad, pero sí pueden recoger firmas durante meses por todo Madrid contra la tasa de basuras, instalada en la práctica totalidad de los municipios donde gobiernan, y respaldada por tres sentencias de nuestros tribunales.

En fin, esto puede decirse que es algo así como "haz lo que te diga pero no hagas lo que yo hago" o una cosa "es predicar y otra dar trigo".

Elena González Moñux
Presidenta PP Fuencarral-El Pardo

volver al índice