volver al índice


Queridos amigos y afiliados.

El pasado viernes, día 27 de enero, tomé posesión como nueva Viceconsejera de Justicia y Administraciones Públicas de la Comunidad de Madrid. Para mí fue un gran honor que la Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, me ofreciese personalmente tan preciado puesto político, lleno de compromiso, responsabilidad y obligación para toda una Comunidad como la de Madrid.

La decisión no era nada fácil de tomar. Primero, porque tenía que renunciar a mi acta de Concejala del Ayuntamiento de Madrid y dimitir de un gran Distrito, como es Fuencarral-el Pardo, en el que he trabajado, lo mejor que he sabido y he podido, durante los últimos cinco años. Y en segundo lugar, porque no es nada fácil dejar, de un día para otro, un proyecto tan ambicioso y bonito como es el de este Distrito; y con él a tantos amigos y vecinos, comerciantes, pequeños empresarios, asociaciones, centros de día, colegios y un largo etc..., que han hecho posible que entre todos juntos convirtamos a Fuencarral-el Pardo, en el distrito con más proyección, posibilidades y futuro de todos los distritos de Madrid: "¡Gracias Fuencarral-el Pardo, por todo lo que me has proporcionado! Ni dando gracias un año entero podría agradecerte todas las satisfacciones e inolvidables momentos que contigo he pasado".

Pero la confianza que la Presidenta depositaba en mí, al ofrecerme la Viceconsejería, era lo suficientemente de peso y de compromiso como para aceptar el cargo con todo agradecimiento. Y el viernes, día 27 de enero, a las 9 de la mañana, en presencia de la Presidenta, el Gobierno de la Comunidad y familiares y amigos más íntimos, estaba jurando el cargo de Viceconsejera de Justicia y Administraciones Públicas, en la Sede de la Comunidad de Madrid, de la Puerta del Sol.

Como decía, son muchos los amigos que dejo en el Distrito, pero todos ellos saben, porque me conocen bien, que me tienen a su disposición, allí donde esté, para todo lo que necesiten; como también sé yo que cuento con el cariño y afecto de todos ellos. Y mucho más ha sido la tristeza por dejar el gran equipo de colaboradores que he tenido durante casi una legislatura y media. Sin ellos no habría sido posible conseguir ni alcanzar ninguno de los objetivos propuestos.

Pero dejo la Concejalía sin abandonar el Distrito, ya que continuo de Presidenta del Partido Popular y esto me permite seguir trabajando, día a día, con todos nuestros afiliados y simpatizantes, y mantener la buena relación de siempre con amigos y vecinos. El Partido Popular, en nuestro distrito, gana en votos cada cita electoral y este éxito se debe únicamente al gran trabajo de nuestro equipo popular y de nuestra Sede de Fuencarral-el Pardo. Nuestro próximo compromiso es el representar a nuestro Distrito en el Congreso Nacional del Partido Popular en Sevilla.

Muchas gracias a la oposición por su trabajo, con la que durante estos años he estado debatiendo y rivalizando en cada uno de los Plenos de la Junta. Y mi más sincero agradecimiento de corazón a todos los vecinos del Distrito, que han sido la debilidad y la atención de mi trabajo durante cinco años.

Aprovecho la ocasión para desearle mis mejores deseos de éxito al nuevo Concejal, José A. González de la Rosa, que tomará las riendas del mejor Distrito de Madrid.

Un abrazo muy fuerte para todos los vecinos de Fuencarral-el Pardo.

Elena González Moñux



volver al índice