Editorial de la Presidenta del PP Fuencarral El Pardo
Elena González Moñux

volver al índice

22 de enero de 2010


Esta época del año es siempre tiempo de cálculos y presupuestos, con muchos datos anuales conocidos y con toda una serie de medidas de efecto económico significativo ya en marcha. Previsiones, que como es habitual en la España de Zapatero, nada tienen que ver con las mentiras oficiales. "Estamos a punto de superar la crisis si no es que la hemos superado ya", afirma el personaje, defendiéndose de la guasa generalizada que ha producido su nombramiento como presidente europeo de turno. Por qué, cuál es la opinión popularizada ahora mismo en los diferentes gobiernos europeos, como así lo ha querido hacer entender el gobierno alemán: que Zapatero es un inepto incapaz de arreglar su propia economía, promete arreglar la de Europa en seis meses. Y efectivamente, quién le puede creer cuando, como dice Carlos Herrera, España tiene el mismo número de parados que Canadá y Francia juntos.

Frente a la herencia económica recibida en marzo de 2004, del gobierno de Aznar, las dos legislaturas del PSOE han devenido en la peor crisis económica registrada en los últimos sesenta años, traducida en la pérdida de todas las ganancias de convergencia real: renta, riqueza y empleo. Y lo peor es que esto no ha terminado. El perfil cíclico de la economía española es en "L" no en "V", lo que equivale a decir que la recesión en curso vendrá seguida de un periodo de estancamiento con tasas de crecimiento entre el 1% y el 1,5% durante toda una serie de años y lo que es peor en mucho paro.

El deterioro de las expectativas económicas, el aumento del paro, la erosión de la riqueza y de los ingresos del trabajo, y la contracción del crédito, hace insostenible el endeudamiento de las familias. Según datos del Banco de España, entre 2006 y 2008 la deuda de los hogares ha crecido casi un 24%, mientras su riqueza ha descendido en más de un 22%. Lo cual conduce a una caída muy potente del consumo familiar y a crecientes dificultades para afrontar el pago de sus deudas. Lo mismo ocurre con las empresas, obligadas a una liquidación masiva de activos a valor de mercado, o lisa y llanamente a la quiebra o suspensión de pagos por falta de crédito.

Y si además le añades los problemas sociales en los que se ha metido solito Zapatero sin que nadie le invitase, como son entre otros la ley del aborto, la ley de memoria histórica o la ley de economía sostenible en la que se han revuelto todos los internautas, tenemos ahora mismo un panorama que o llegan pronto las elecciones generales o Zapatero acaba con lo poco aprovechable que va a quedar de nuestra querida España.

Pero si en algo lo están haciendo bien, y eso hay que reconocerlo, es en la lucha de los dos últimos años contra la banda terrorista ETA. Porque Rubalcaba se ha dado cuenta de que no podían seguir por el camino que había iniciado su presidente cuatro años antes con el lamentable proceso de paz, y que o cambiaban su política antiterrorista en ciento ochenta grados o ETA acababa con el estado de derecho. Y solo cuando han hecho una política como la que venía haciendo Aznar desde que fue presidente, y que Zapatero apoyo desde la oposición, de lucha sin cuartel contra los terroristas es cuando realmente se ha hecho daño de verdad a la banda de ETA. El camino que inicio Aznar y que ahora están siguiendo Zapatero y Rubalcaba es el camino que hay que seguir, sin resquicio alguno para que ningún etarra vuelva a tener poder municipal. Porque ningún político ha hecho tanto daño a la banda desde el inicio de la transición como Aznar al declararles la guerra en todos los frentes. Hay que aprender de la moraleja del caso Olano: quién por la mañana hace campaña política, por la tarde lanza bravatas y amenazas, son los que luego por la noche intentan cometer los crímenes.

"Dicen que envejecer es tener más recuerdos que proyectos, pero con Zapatero no nos hace falta cumplir años."


volver al índice