volver al índice


Fuente: ABC - 21 de agosto de 2016

Uno de cada tres españoles responsabiliza a Sánchez de la situación de España.

Los votantes del PSOE prefieren un gobierno del PP a elecciones.

Europa observa asombrada la incapacidad del PSOE para formar una gran coalición y teme la inestabilidad

Los 300 días en blanco y de incertidumbre política que vive España desde que el 27 de octubre se disolvieron las últimas Cortes de mayoría absoluta podrían resumirse en ese lema tuitero "#NoesNo", bandera del PSOE desde el día siguiente de las elecciones del 20-D. Esta misma semana, mientras el Partido Popular y Ciudadanos acercaban posturas para tratar de salir del atolladero, Pedro Sánchez se negaba a atender la llamada de Mariano Rajoy y fortalecía aún más su bloqueo.

La investidura ya tiene fecha: el 30 de agosto. Si el PSOE mantiene su "no", podría ser en realidad un "sí" a unas terceras elecciones... el 25 de diciembre, el día de Navidad. España llevaría entonces más de un año sin poder aprobar ni una sola reforma para afianzar su recuperación económica.

La repetición de elecciones solo tiene un precedente en la Unión Europea: el de Grecia en 2012. Fuera de la UE, el referente es Turquía, que llamó a las urnas en cinco meses ante la imposibilidad de formar gobierno. Lo que no ha ocurrido nunca es que se celebren unas terceras elecciones. En la UE están asombrados ante el caso español. Pero su estupefacción y alarma no se deben tanto a la lentitud de las negociaciones, algo que se llega a comprender, como al bloqueo persistente del PSOE. Alemania, Austria, Países Bajos, Finlandia... Los ejemplos de coaliciones entre los principales partidos son mayoritarios en Europa. Lo que es incomprensible, a los ojos europeos, es la negativa del PSOE a mantener siquiera una negociación con el partido ganador en España. Detrás de esa alarma está la gran preocupación: que la inestabilidad política genere de nuevo inestabilidad económica en España, el fantasma más temido en la UE.

España se ha mantenido hasta ahora a velocidad de crucero, gracias a que los Presupuestos Generales del Estado de 2016 se aprobaron el 20 de octubre, lo que permitió que la economía mantenga un buen ritmo de crecimiento, a la cabeza de Europa, mientras el paro no ha dejado de bajar. Pero la inercia no durará mucho más si el motor político no arranca. La parálisis política se ha traducido en un parón reformista que ha encendido todas las alarmas. El Gobierno lleva ocho meses "en funciones", a medio gas, con las manos atadas para tomar decisiones, impulsar reformas o aprobar proyectos de ley.

Si se compara lo que hizo el Ejecutivo de Rajoy en su primer año en el poder con lo realizado en estos últimos 300 días se comprueba hasta qué punto el bloqueo político ha supuesto una enorme pérdida de tiempo en este 2016, que nada tiene que ver con 2012, y que podía haber servido para apuntalar la recuperación. El 30 de diciembre de 2011, el Consejo de Ministros de Rajoy, recién llegado al poder, aprobó el primer gran decreto-ley de choque contra la crisis, con un fuerte recorte y una subida de impuestos ante el descalabro que podía producirse. Dos meses después ya estaba aprobada la reforma laboral para frenar la sangría del paro, con una primera huelga general en marzo, y al mes siguiente se aprobaron los Presupuestos Generales de 2012, que Zapatero no había querido acometer antes de marcharse del poder. En abril llegaron más reformas en Sanidad y Educación, con ajustes anticrisis. En mayo se nacionalizó Bankia, en julio se subió el IVA y se aprobaron nuevos recortes. Ese fue el verano de infarto en el que se evitó el rescate de España. Y por si fuera poco, en septiembre Artur Mas quiso aprovechar el mal momento que atravesaba la nación para lanzar su desafío secesionista.

Esa actividad frenética, impulsada por un Gobierno con mayoría absoluta que hacía frente a la mayor crisis en décadas, contrasta con el parón actual. El Ejecutivo ha podido seguir actuando en casos excepcionales, como le permite la ley, y así ha ocurrido para frenar los nuevos pasos de los independentistas catalanes. Se han celebrado 31 Consejos de Ministros desde enero, se han adoptado 570 acuerdos, entre ellos 90 reales decretos, algunos con inversiones, ayudas a proyectos de I+D+i, que no eran más que el desarrollo de los Presupuestos ya aprobados. Pero no ha podido impulsar nuevas leyes ni reformas, ni ha podido cumplir con las obligaciones europeas, como son la transposición de directivas que exigen un cambio de ley.

El primer "no" de Sánchez a Rajoy se produjo el 22 de diciembre, dos días después de que el PP ganara las elecciones del 20-D, con 123 escaños, frente a los 90 del PSOE. El dirigente socialista ni siquiera quiso escuchar al presidente en funciones: "No" fue el resumen de la brevísima reunión que mantuvieron en Moncloa, y que ya entonces marcaría la línea del PSOE. Rajoy quería ofrecerle un Gobierno de coalición, pero entonces Sánchez ya pensaba en el pacto de perdedores "a la portuguesa". Sánchez no logró su sueño, pero sí consiguió pasar a la historia como el primer candidato que fue rechazado en un debate de investidura.

El parón de estos 300 días también ha afectado a la política internacional. De entrada, se han suprimido las cumbres bilaterales con otros presidentes o primeros ministros, a la espera de que haya un presidente elegido por el Congreso. No hay que olvidar que un Ejecutivo en funciones no puede tomar decisiones que comprometan al siguiente Gobierno, por lo que el contenido de esas cumbres quedaría reducido a la mínima expresión.

Rajoy sí ha asistido a todos los consejos europeos, en un momento crucial para la UE al tener que hacer frente al Brexit o a la crisis de los refugiados. La ausencia de España en estos consejos, que son reuniones de jefes de Estado o de Gobierno, es inexcusable. Rajoy se vio obligado a consensuar la posición de España en el Congreso sobre asuntos como la inmigración, la política de refugiados y el Brexit.

El presidente en funciones no acudió a otras cumbres internacionales, como la de Washington de seguridad nuclear, pero sí estuvo en Varsovia, en julio, en la reunión de la OTAN. Allí coincidió con Obama, quien a continuación se trasladó a España para realizar su primer viaje oficial a nuestro país. La situación política de España ha sido motivo de interés y preocupación entre los aliados, que han elogiado la recuperación económica de los últimos dos años, pero temen que se acabe frenando por la falta de nuevas respuestas y reformas.

Rajoy tiene previsto viajar a China el próximo 4 de diciembre, si la hipotética formación de Gobierno se lo permite, para participar en la cumbre del G-20. España no puede permitirse el lujo de perder su silla en esa cumbre del G-20, y tiene que estar presente aunque sea en funciones.


volver al índice