9 de noviembre: 20 años de la caída del comunismo totalitario en Europa

volver al índice

10 de noviembre de 2009



El 9 de noviembre de 2009 celebramos el aniversario de la caída del Muro de Berlín, que supuso la victoria, frente al régimen totalitario comunista, del capitalismo y del sistema democrático, único marco posible para el desarrollo social, político y económico de un país, donde la libertad y la autonomía de la voluntad de las personas son los pilares básicos del Estado-Nación.

Un día para levantarlo y veintiocho para demolerlo, mediante una revolución pacífica, donde ganó la fuerza de las ideas, tras años de sufrimiento, con familias separadas, represión, opresión, miedo y muerte.

Pero, como no podía ser de otra manera, la razón venció a la sin razón y poco a poco empezaron a oírse voces de demócratas y gente de bien que no podían soportar ni estar callados ante la ignominia que se estaba viviendo en plena Europa, dividida por un gran Telón de Acero que separaba a los países democráticos de aquellos países del Este sometidos a la dictadura soviética, donde sus ciudadanos tenían limitados sus derechos y libertades.

Importante fue la labor del Papa Juan Pablo II. Su mediación y su apoyo a todos aquellos ciudadanos oprimidos por el comunismo, a quienes transmitió un gran mensaje de paz fundamental para la lucha pacífica por la libertad: "No rengáis miedo". Otros políticos occidentales también rompieron el silencio como Kennedy, Thatcher y Reagan.

El PP, comprometido con la libertad de todas las personas estén donde estén, vivan donde vivan, ha celebrado en el Parque de Berlín un acto para celebrar aquel 9 de noviembre de 1989, un importante día para el mundo. Esperanza Aguirre, que presidió el acto, quiso recordar diversos movimientos populares que fueron el motor del cambio, como el levantamiento de los berlineses de 1953, o la rebelión de los ciudadanos húngaros en 1956, o la Primavera de Praga de 1968, o las huelgas de los obreros de los astilleros de Gdansk en Polonia en 1970, "todas ellas ahogadas en sangre", y el movimiento como Solidaridad en Polonia, o la Carta 77 en Checoslovaquia, o las manifestaciones pacíficas en Leipzig para exigir libertad,

Asimismo la Presidenta manifestó que "hoy celebramos la llegada de la libertad no sólo a Berlín o a toda Alemania, sino a todos los países europeos subyugados por el comunismo tras la Segunda Guerra Mundial: Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Bulgaria, Rumanía, Estonia, Letonia, Lituania, las repúblicas de Yugoslavia y las que formaban la Unión Soviética."

Pero el 9 de noviembre es un día también para recordar a todas aquellas personas que sufren por otros que quieren imponer sus ideas, o por vivir aun hoy en países con regímenes totalitarios: Cuba, Venzuela, China, Irán, Corea del Norte… hasta que todas estas persona no sean libres, no nos podemos callar, hay que seguir luchando día a día, con la palabra, y teniendo fe en la fuerza de las ideas y en la justicia terrena, porque de otra manera nos convertimos en cómplices y perdemos nuestra calidad de ser humano, para convertirnos en títeres de la vida de la cual pasaremos como seres inertes y vacíos, sin haber contribuido humildemente a que todo vaya un poco mejor.


volver al índice