volver al índice



El pasado domingo, día 7 de octubre, publicaba el periódico "el Mundo" un artículo de Manuel Jabois, en el que lo más bonito que decía de Cristina Cifuentes era que "...la señora Cifuentes ve natural colapsar la ciudad con santos pero no con parados. ¿Para qué necesita el Gobierno una delegación a 40 metros?" O también que: "cuando hace unos años las calles se ocupaban con 100.000 personas a favor de la familia tradicional lo lógico hubiera sido que González le quitase hierro en aras del suelo público: entre 20 y 30 caballeros manifestándose sin necesidad de cortar el tráfico y todos en fila india por una acera de Chamberí. Sin embargo entonces la tendencia era contar lo mucho que se había parado la ciudad y la Comunidad del señor González hablaba de millones de personas llenando todos los rincones de Madrid..."

Después de ojear el artículo completo, no sin hacer un gran esfuerzo por no dejar de leer disparates y desatinos profesionales, y no como amiga que soy de Cristina desde hace años, sino como ciudadana de Madrid y mujer que creo en la justicia, la imparcialidad y la igualdad, quiero aprovechar la página web del distrito, con más de 12.500 visitas mensuales de media, para contestar a su autor y a todos aquellos que como él han aprovechado "el momento 25-S" para encaramar como referentes a un griterío manejado desde una izquierda rancia, injusta y fuera de nuestro tiempo.

Y no lo hago solo a título personal, sino como Presidenta del distrito de Fuencarral-el Pardo, para trasladar el sentir general de cientos de afiliados y simpatizantes que no han parado de llamar a la sede y de mostrar su solidaridad, respeto y admiración por nuestra delegada de Gobierno.

Una delegada del Gobierno que sugiere, con prudencia y razonable lógica, "modular" la torrente de movilizaciones que paralizan día a día la vida de cientos de miles de ciudadanos que pretenden abrir sus negocios, llegar al trabajo, llevar a sus niños al colegio o, sencillamente, transitar por la vía pública o desplazarse libremente por su ciudad, y le llueven decenas de miles de improperios aderezados con gruesos calificativos e insultos tiñosos. Y por el contrario muy pocas voces la acompañan desde su valiente defensa de los derechos ciudadanos.

El artículo es absolutamente parcial, injusto y arbitrario. El Mundo, del que soy lectora diaria, me sorprende con periodistas como éste. No se puede aprovechar de una manera tan obvia las ideas políticas de uno mismo con cualquier motivo, y escribir con tampoco conocimiento y juicio sobre acontecimientos tan trascendentes como los del 25-S. No se es profesional si de forma manifiesta intentas confundir a quién te lee, falseando y mal interpretando hechos y cifras, solo para justificar unas ideas, que siendo perfectamente loables, no son las de la mayoría, ni tienen nada que ver con los acontecimientos que se comentan. Tampoco se puede comparar una concentración anual de la familia, en sábado por la tarde o domingo por la mañana, con todo lo acontecido estos días.

La delegada de Gobierno, hizo un comentario que muestra la realidad de un segmento muy importante de la ciudadanía madrileña, independientemente de su signo político o cualidad social. En ningún momento ha puesto en duda, la libertad democrática y constitucional del derecho a manifestarse. Cristina Cifuentes explicó de forma clara y profesional unos hechos reales. Y en su labor también está el defender al pequeño y mediano comerciante, entre otros muchos, que sufren las consecuencias diarias de las manifestaciones y concentraciones. También todos sabemos, aunque no es políticamente correcto reconocer, que en su mayoría estos movimientos sociales están manipulados. ¿Qué dirían en cualquier otra ciudad española, por ejemplo Barcelona, si tuviesen que soportar lo que Madrid viene soportando desde hace años...?

Prueba de la profesionalidad y la personalidad de la delegada es cómo ha defendido el derecho a manifestarse cuando la han pedido moderación a la hora de conceder permisos de concentración. Y en cuanto a si es necesario o no una delegación de gobierno en Madrid, creo que es motivo de otra discusión y no de ésta. Que yo recuerde, con las anteriores delegadas, este tipo de periodismo no puso en duda, en ningún momento, dicha institución.


volver al índice