volver al índice




Podemos, PSOE, IU y otros partidos de ultraizquierda se ponderan como una alianza para gobernar, remontándonos a situaciones pasadas.

En paralelo, Monedero sin dar explicaciones por sus 700.00 euros y lo que es peor, sin que nadie de su partido se las exija.

Pablo Iglesias mientras con un discurso de exiliado de posguerra se recorre Nueva York (centro del imperialismo capitalista según ellos) sin dar ningún tipo de transparencia que tanto exige.

Los dirigentes de Podemos alentados por el segundo puesto en intención de voto del último análisis del CIS, se han lanzado a decir ya no sólo que son "socialdemócratas" sino que quieren construir una España nueva, que suena más bien a la construcción de un estado más parecido a republicas totalitarias como Venezuela, que es donde ellos se sienten cómodos, con colas en las farmacias y las estanterías de los comercios vacías.

No conformes con eso, la idea de un Frente Popular, al más estilo de preguerra, se les pasa por la mente como una buena idea política, y así en vez de mirar hacia el futuro, miran a situaciones del pasado que tantos problemas han traído a nuestro país en el pasado.

Pero vista la situación de la izquierda, cada vez más dividida y menguada, se plantean desde la sombra tal vez un pentapartito, porque como todos sabemos es la mejor forma de gobernar… Obviamente gobernar para dejar este país al más estilo república bananera, eso sí, la riqueza bien dividida. Ofreciendo falsos cantos de sirenas, donde jugando con los sentimientos de los ciudadanos prometen lo que no van a poder cumplir.

Si observamos la situación política actual, con una visión racional y no visceral, vemos que IU está sin candidato en Madrid y dividida, el PSOE sin candidato en Madrid y aún más dividida y Podemos con sus dirigentes, presuntamente, en el punto de mira de la agencia tributaria y sin programa político, mientras al otro lado tenemos un Partido Popular fuerte y unido, con ideas y programa de futuro para España.

En unas semanas acudiremos libremente a votar, pero en nuestra libertad no tenemos que olvidar que nuestro voto va a condicionar el futuro, que nuestro voto es para cuatro años y no lo podremos cambiar cuando no nos guste la situación, tendremos que decidir, si queremos falsas promesas o hechos contrastados, tendremos que decidir si queremos una Comunidad de Madrid de futuro y con una política contrastada que han llevado a que el 52% de inversión en España se realizara en Madrid, a tener las tasas de paro más bajas, a tener una de las mejores redes sanitarias, a ser la Comunidad que más apoya a los emprendedores, a ser en definitiva una Comunidad de todos y para todos. O queremos un Frente Popular, donde cada gallo venga con sus propuestas populistas y termine en un no deseado regreso al pasado.

Nos ha costado mucho a los españoles llegar hasta aquí, unirnos en las adversidades y remar juntos, pero estamos en la buena dirección, hay que seguir trabajando sin descanso y construir como hemos hecho en Madrid, no destruir como algunos quieren para de la nada levantar castillos de miseria y pobreza.

Ante unas elecciones donde nos jugamos tanto, sería bueno pensar como aquel político, que ante la pregunta de qué ministros iba a nombrar contesto: "que remen los mejores, no estamos para bromas".


volver al índice